martes, 6 de agosto de 2013

Morfología flexiva o morfología léxica o derivativa

La morfología se suele dividir en dos grandes ramas:

   a) La morfología flexiva estudia las variaciones de las palabras que implican cambios de naturaleza gramatical y que tienen consecuencias para las relaciones sintácticas, como en la concordancia (Ellos trabajan) o en el régimen preposicional (para ti ~ *para ). El conjunto de estas variantes constituye la flexión de una palabra, su paradigma flexivo.

    b) La morfología léxica, también llamada formación de palabras, estudia la estructura de las palabras y las pautas que permiten construirlas o derivarlas de otras, como dormitorio de dormir. Esta subdisciplina se ha denominado asimismo morfología derivativa, entendiendo el concepto de derivación en un sentido amplio que incluye también la composición y la parasíntesis. De acuerdo con él, se denomina paradigma derivativo o familia de palabras al conjunto de voces derivadas de una misma base léxica (alto > altura, alteza, altivo, altivez, altitud, altamente, enaltecer, altiplano, altímetro…). En otro sentido, más restrictivo, el concepto de derivación se refiere a los procedimientos de formación de palabras por medio de afijos (ya sean sufijos, prefijos o interfijos).

Flexión. Las variaciones flexivas pueden aportar información relativa al género, al número, a la persona, al tiempo, al aspecto, al modo y, más raramente en español, al caso:

    a) El género de los sustantivos y pronombres puede aportar información significativa, asociada al sexo de la entidad designada (actriz, ella), pero en muchos otros casos no es informativo (mesa, cuál). Tampoco lo es en determinantes y adjetivos.

     b) El número en los sustantivos (idea/ideas) y pronombres (aquel/aquellos) es informativo, en el sentido de que se asocia a las nociones de unidad o pluralidad en las entidades que se designan, pero en los determinantes (mi/mis), en los adjetivos (antigua/antiguas) y en los verbos (bebo/bebemos) solo está presente por exigencias de la concordancia.

     c) La persona es una propiedad gramatical de los pronombres personales y de los posesivos. En el verbo, también se muestra en la concordancia.

   d) La flexión de caso, a través de la cual se expresan diversas funciones sintácticas, es característica en español de algunos pronombres personales, como en yo (caso recto o nominativo) o me (caso acusativo o dativo). El pronombre tónico es término de preposición tanto en los complementos de régimen (Hablan de mí) como en las construcciones en las que duplica al pronombre me (Me vio a mí; Me lo dio a mí).

e) En español, la flexión de tiempo, aspecto y modo es exclusiva del verbo y, aunque los análisis difieren, puede entenderse que aparece codificada en un mismo morfema. Así, el constituyente mínimo –ba- de cantábamos aporta la información relativa al tiempo (pretérito), aspecto (imperfecto) y modo (indicativo).

Se denomina concordancia a la congruencia o repetición de marcas flexivas que se establece entre dos o más elementos que se hallan relacionados sintácticamente. Existe concordancia de género y de número entre el sustantivo y los determinantes, adjetivos y participios con los que establece relación sintáctica (Nuestras primeras nietas eran muy lindas). Existe concordancia en número y persona entre el sujeto y el verbo con el que forma oración: Ellas tenían un don especial; Nosotros ya lo sabíamos.

Formación de palabras. Se distinguen dos procesos fundamentales para construir palabras en español: la derivación y la composición. Las palabras derivadas (o derivados) se forman a partir de la adición de uno o más afijos a una base léxica. En función de la posición del afijo, se distinguen tres procesos derivativos:

     a) Sufijación: Proceso mediante el cual se adjunta un sufijo a una base léxica. La unidad léxica resultante pertenece muy frecuentemente a una clase de palabras distinta a la de la base: descubrir (V) > descubrimiento (N), raro (A) > rareza (N), motor (N) > motorizar (V).
 
b) Prefijación: Procedimiento por el cual se añade un prefijo a una base léxica. Este proceso conserva normalmente la categoría de la base: cargar (V) > descargar (V).
 
    c) Parasíntesis: Designa tradicionalmente la aplicación simultánea de derivación y composición (quinceañero). También da nombre al proceso de formación de verbos y, en menor medida, de adjetivos que tiene lugar a partir de esquemas constituidos por prefijo y sufijo combinados con una base, generalmente adjetiva (aclarar, entristecer) o sustantiva (acartonar, anaranjado, encarcelar).

Las palabras compuestas ( o simplemente compuestos) se forman a partir de la combinación de dos o más base léxicas, que pueden ser palabras simples (salvavidas, boquiabierto, hispano-alemán, mesa camilla) o bases compositivas cultas (filología, hipódromo). 

Fuente: Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española. Nueva gramática básica de la lengua española. 2011.

3 comentarios: