jueves, 6 de diciembre de 2012

"Nunca es tarde cuando la dicha es buena"


Me consultan si en el refrán popular “nunca es tarde cuando la dicha es buena”, la indicación de que “la dicha es buena” es redundante.

Si nos vamos a significado de dicha, según el Diccionario de la lengua española de la Real Academia de la Lengua, tenemos los siguientes significados:

1. felicidad.
2. Suerte feliz.

En ese sentido, la palabra encierra un significado positivo, por lo que no podría considerarse que alguien tuviera una “dicha mala”.

No obstante lo indicado, si nos remitimos al origen de la palabra, el mismo diccionario nos indica:

“Del latín dicta, cosas dichas, plural neutro de dictum, con el sentido de fatum, suerte, destino, en lenguaje vulgar, según la creencia pagana de que la suerte individual se debía a las palabras pronunciadas por los dioses al nacer el niño”.

De ello se deriva que en sus orígenes, esta palabra estaba más ligada al destino, respecto del cual lo único cierto es la incertidumbre. Probablemente, con el fin de neutralizar cualquier situación negativa, se le fue ligando el significado positivo que conocemos hoy, y que data de 1335 (según el Breve diccionario etimológico de la lengua castellana de Joan Corominas).

El refrán podría ser anterior al siglo XIV e, incluso, haberse acuñado originalmente en latín. Si alguno de los lectores tiene acceso a información sobre el origen de este refrán y pudiera compartirla, sería de gran ayuda para esclarecer este punto. Por mi parte, prometo estar atenta al tema y compartir con ustedes cualquier información adicional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario