sábado, 3 de mayo de 2014

"visita inspectiva"

Me consultan si la expresión “visita inspectiva” es sinónima de “visita de inspección”.

El adjetivo como tal no se incluye en el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española y; sin embargo el sufijo –ivo, va es utilizado habitualmente para la formación de adjetivos a partir de participios pasivos o sustantivos latinos y, a veces, sustantivos en español.

En este caso estaríamos en la presencia de un adjetivo derivado del sustantivo inspección; pero hay que tener en cuenta que los adjetivos que se construyen con este sufijo, significan “capacidad para lo significado por la base o inclinación a ello” o “disposición para recibir lo significado por la base o situación de haberlo recibido”.

En ese sentido, es usual que los sustantivos a los que se hace referencia, estén en la posibilidad de adoptar ciertas capacidades del sustantivo del cual se deriva la forma adjetiva. Así, es utilizado para referirse a ciertas características, cualidades o al resultado de una acción: llamativo, reflexivo, combativo, defensivo, persuasivo, consultivo, adoptivo.

El sustantivo inspección significa lo siguiente:

(Del lat. inspectĭo, -ōnis).
1. f. Acción y efecto de inspeccionar.
2. f. Cargo y cuidado de velar por algo.
3. f. Casa, despacho u oficina del inspector.

En ese sentido, el adjetivo inspectivo, -va, será utilizado junto a sustantivos que puedan adoptar las condiciones señaladas en los significados de la palabra inspección.

No obstante lo indicado, aun cuando pareciera tratarse de un adjetivo bien construido, no pareciera que la expresión “visita inspectiva” se haya generalizado al grado de asimilarse a la frase “visita de inspección”. En una búsqueda en la internet en el buscador de Google, la primera da 73 600 resultados, frente a 3 340 000 de la segunda. Tampoco pareciera ser la preferida en el ámbito académico, dado que en una búsqueda en Google Académico prevalece la forma “visita de inspección” (2130 resultados frente a 118).

Incluso, el sonido de la palabra resulta extraño y, en ese sentido, podría convertirse en un elemento distractor para quienes lo leen dentro de un documento técnico o académico; y, más aún, en documentos menos formales. Por lo expuesto, considero que su uso es inadecuado, dado que no forma parte de la norma de prestigio o la forma prevaleciente en escritos especializados. 

No obstante, si en el futuro el hablante o el investigador llegaren a utilizarlo en mayor grado que otras expresiones más arraigadas en nuestra lengua; es claro que podría aceptarse como una palabra debidamente construida, de acuerdo con las normas gramaticales del español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario